Gigantes exposiciones festivas se están apoderando de los centros comerciales en toda Asia Un centro comercial en Yakarta ha creado una gran exposición navideña de Lego. (MAST IRHAM/epa/Rachen Sageamsak/prensa de Xinhua/Corbis)
Gigantes exposiciones festivas se están apoderando de los centros comerciales en toda Asia

Dentro del centro comercial Pavillion Kuala Lumpur en Malasia hay un árbol de Navidad que se eleva 75 pies por encima de los compradores navideños, pero su altura no es lo más interesante. Tampoco es el hecho de que es el primero en el centro comercial. Más bien, el secreto está en sus destellos: está hecho de 175.000 brillantes cristales Swarovski. Estos se separan en 3.100 filamentos de seis pies y medio cada uno, y están valorados en cerca de $700.000. Una tormenta de nieve nocturna en la entrada del jardín de invierno de este centro comercial realza su lujoso ambiente navideño.

El desmesurado árbol tardó unos seis meses en pasar de la concepción a la creación. Es solo una de cientos de exposiciones similares en centros comerciales a lo largo del este asiático. Allí, la fiebre de Navidad ha tomado el control de todos. El gran deseo que sienten los compradores asiáticos por las festividades no está necesariamente relacionado con la propia Navidad. De hecho, las principales religiones de la región son el hinduismo, el islam y el budismo. Más bien, el atractivo de la Navidad para los compradores parece ser en el amor mismo que sienten por los centros comerciales, y la abrumadora ansia que tienen por celebrar.

“Los compradores en Asia anhelan una experiencia única cada vez que hay una celebración de una festividad”, señala Joyce Yap. Ella es la directora ejecutiva de ventas en Pavillion Kuala Lumpur. Habló con Smithsonian.com y contó que la gente tiende a planear reuniones y salidas en los centros comerciales. Celebran ocasiones festivas como la Navidad. Ella dice que las redes sociales también alimentan la creciente demanda de exhibiciones festivas muy atractivas. Más de la mitad de los usuarios de redes sociales en el mundo se encuentran en la región de Asia y el Pacífico.

Los centros comerciales en Asia se están convirtiendo en mega-destinos: tienen cines, bancos, restaurantes, bares, boleras, zoológicos y más. Solo en Malasia, los centros comerciales abarcan 100 millones de pies cuadrados y unos 33 mil millones de dólares en valor inmobiliario. Ocho de los diez centros comerciales más importantes del mundo se encuentran en Asia, así que es lógico que sean lugares para empaparse del espíritu navideño con extravagancia.

Las exposiciones son espectaculares. Un centro comercial en Tokio tenía un árbol en forma de Godzilla que echaba humo por la boca. También había una exhibición reluciente de árboles y paisaje iluminado a la entrada. En los últimos años, las exhibiciones navideñas de los centros comerciales en Hong Kong (que fue colonia británica durante un siglo) han incluido de todo, desde osos polares de dos pisos de tamaño hasta un parque interior inspirado en el Central Park de Nueva York. Este último contaba con bicicletas iluminadas y una ciudad de Navidad entera. Incluso tenía una exhibición de latas de sopa al estilo de Andy Warhol. Los compradores en Malasia han disfrutado de un bazar navideño bajo una festiva mesa gigante. Además, hay globos aerostáticos gigantescos, un bosque interior brillante, una aldea de caramelos, exhibiciones gigantes de Lego y un pueblo interior con temática de hadas. En China, se está construyendo incluso una réplica del famoso SantaPark (el Parque de San Nicolás) de Finlandia.

Esta obsesión con la decoración navideña también puede estar parcialmente relacionada con la asimilación de algunos aspectos de la cultura americana. Robert Foyle Huwick de la revista The Atlantic escribe que aproximadamente 275.000 estudiantes chinos participan en programas de estudio en los Estados Unidos cada año. Cuando vuelven, traen con ellos las tradiciones navideñas americanas. Esas tradiciones combaten las fiestas tradicionales, que son solemnes y serias, con oportunidades para ir de fiesta y de compras. La cultura de los expatriados también hace que la Navidad se vea más atractiva. Esto se ve particularmente en ciertos lugares como Hong Kong, hogar de más de 300.000 expatriados. La fiesta se celebra en toda la región sin contexto religioso, en cambio, es una excusa para que amigos y familiares se reúnan y se diviertan.

Dada la grandeza de las numerosas celebraciones navideñas del continente –y la “muerte” del centro comercial estadounidense tradicional– tal vez nunca haya habido un mejor momento para ir a un centro comercial de Asia oriental. Los visitantes podrán recibir una dosis de alegría excesiva.

Filed Under:  
ESTÍMULO AL PENSAMIENTO CRÍTICO
¿Por qué es tan fácil exportar el concepto del árbol de Navidad? Escribe tu respuesta abajo en la sección de comentarios.
Escriba sus respuestas en la sección de comentarios


COMMENTS (0)
Tomar el examen Deja un comentario
ADVERTISEMENT